UN ABOGADO QUE PRETENDIA EJERCER SIN SER VENDEDOR

¿Se puede comenzar una profesión sin saber vender?

Poderse se puede, mas no se debe. ¿Cuantos profesionales, emprendedores, se lanzan a la piscina sin tener agua?. Desgraciadamente muchos y, por eso muchos de ellos al cabo de un tiempo pasan a la desesperación, a la búsqueda de clientes a costa de lo que sea, sin preparación previa de ese arte que es vender.

Antes de lanzar nuestros servicios al mercado debemos saber qué es lo que realmente vendemos, no vendemos el servicio de llevar una demanda, no vendemos resultados, en abogacía aunque tengas razón, te la tienen que dar otros.

¿Un abogado qué vende? Llegado al fondo de lo que vende, tenemos que decir que es SEGURIDAD al cliente. Debemos conseguir que cuando un cliente entre nervioso en nuestro despacho, salga tranquilo y convencido. Eso es lo que realmente debe vender un abogado, seguridad y tranquilidad. Para que ello ocurra debemos saber hacerlo. ¿Cómo? Conociendo y aplicando las habilidades que hacen que empaticemos con el cliente, que transmitamos una confianza, seriedad, seguridad. Debemos aplicar las herramientas que utiliza un vendedor para vender cualquier idea, proyecto, servicios, cosas en general. Aplicar la inteligencia emocional.

A muchas personas les da vergüenza decir que son vendedores, les da apuros el salir a dar a conocer lo que ellos saben hacer, les da terror el decirle a los demás que ellos pueden ofrecerte esa seguridad que tú estás deseando de encontrar. ¿Por qué? Cada persona tiene unos “motivos” que cree que tiene, cuando en realidad son paradigmas que le vienen de cuando eran pequeños, de sus padres, de sus tíos, de entornos cercanos y no tan cercanos, que le decían que vender era una profesión “mala” porque engañaban a las personas.

Afortunadamente esto va cambiando y en un mundo tan competitivo como el actual, si no superas esas barreras psicológicas no vas a poder ejercer de la profesión para la que estudiaste y te preparaste, o si ejerces te va a costar sudor y lágrimas el conseguir lo que otros lo tienen en mucho menos tiempo.

Te animo, querido abogado, a que antes de tirarte al ruedo cojas capote y espada, para poder lidiar el mundo de “la calle” con cierta seguridad de poder salir a hombros. Vender es simplemente aplicar la Inteligencia Emocional, es transmitir emociones.

Si te ha gustado este post o ayudado a cuestionarte la necesidad de participar en la 1ª edición de la Escuela Comercial y Ventas de 10 Cajas, no dudes en solicitar información en jcabanillas@10cajas.es. Comparte tu comentario con cualquier otra cosa que quieras trasladarme, ello me ayuda a motivarme y a seguir escribiendo. Muchas gracias por seguir leyendo hasta aquí.

 

Javier Cabanillas Duarte

Director 10CAJAS