“¿Cómo definiríais al vendedor 4.0? El Super-man o super-woman del siglo XXI, quizás es lo más parecido a como debería designarse estos vendedores”

Si analizamos la evolución de la venta desde el 1.900, vemos que nada se parece a lo que se hace en la actualidad. Si nos remontamos a hace 25 años, recuerdo formalizaciones de pedidos de vehículos firmados en una servilleta de bar, porque el vendedor no tenía otra cosa en ese momento ¡Hoy esto sería impensable!

En los 10 – 15 últimos años, se ha evolucionado más que en los 100 años anteriores. En metodología, en habilidades basadas en la inteligencia emocional, en herramientas tecnológicas, en la forma de comunicación, marketing, publicidad… y el nuevo vendedor debe adaptarse al cambio, en caso contrario está fuera del mercado.

¿Qué es más importante, tener un buen producto o un buen vendedor? Las empresas apuestan por invertir lo necesario para sacar a la calle un producto que sea el mejor del mercado y, se olvidan de tener un equipo comercial bien preparado para hacer las funciones de venta que los diferencie de la competencia, porque seamos honrados, el 85% de los productos o servicios que existen en el mercado son muy similares. ¿Qué marca la diferencia? Las habilidades que tenga en vendedor.

El cliente hoy día está saturado de información, de productos que cumplen o prometen una solución a un problema. Esta gran cantidad de información bloquea el cerebro del cliente sin saber muchas veces cuál es la mejor elección. Aquí está la labor importante del vendedor, el servir como consultor, asesor al cliente para tomar la solución que le resuelva su problema. Debemos vender no “al cliente, sino para el cliente”.

Vivimos en un entorno en un constante cambio, los clientes cada vez son más exigentes, los mercados están más globalizados, la competencia cada vez es más dura. Ante estos cambios del mercado y los clientes, el vendedor no puede quedarse atrás y debe convertirse en ese vendedor 4.0.

Para el vendedor 4.0 una de las capacidades a desarrollar es estar en continuo cambio, vivir en el cambio con una mente flexible, y la pasión por aprender, debe dominar las nuevas tecnologías 4.0, sin olvidar por supuesto las habilidades imprescindibles como la empatía y la inteligencia emocional, se trata de emocionar al cliente para que tome una decisión de compra.

Las empresas están ávidas por encontrar vendedores 4.0, pues son la forma en la que tienen de obtener los recursos financieros para poder seguir estando en el mercado, te remito al post ¿Quién no vende hoy día?, donde indico las 10 razones por las que el vendedor es pieza clave en la empresa.

Si eres un vendedor 4.0 tendrás asegurado trabajo y te permitirá poder elegir la empresa que más se adapte a tus principios y valores como persona.

Si te ha gustado este post o ayudado a cuestionarte la necesidad de participar en la 1ª edición de la Escuela Comercial y Ventas de 10 Cajas, no dudes en solicitar información en jcabanillas@10cajas.es. Comparte tu comentario con cualquier otra cosa que quieras trasladarme, ello me ayuda a motivarme y a seguir escribiendo. Muchas gracias por seguir leyendo hasta aquí.

Javier Cabanillas Duarte

Director 10CAJAS