Todos estamos vendiendo y negociando durante toda la vida

El miedo es una de las cinco emociones básicas del ser humano, a veces lo experimentamos por temores razonables otras de forma irracional, esos cuyo estímulo real carece de peligro o amenaza alguna.

Esa intensa sensación desagradable provocada por la percepción de un peligro nos acompaña a lo largo de la vida, así somos, nos aferramos a esa emoción hasta que la soltamos y nos damos cuenta que era producto de nuestra mente.

Esto ocurre en todos los ámbito, también en la venta. Me encuentro con frecuencia en las consultorías, mentorizaciones o formaciones que imparto, a personas que sienten miedo a la hora de vender y las causas son diferentes.

Si es tu caso, tranquilo/a, no eres un bicho raro. Hay personas que son tímidas a los que  presentarse delante de un desconocido es todo un reto, otras son sus condicionantes familiares o sociales los difíciles de superar, también los hay quienes ellos mismos se han creado un estereotipo equivocado de lo que es el concepto de vender y lo asocian a una profesión desprestigiada, generando rechazo por el qué dirán; y en casi todos ellos, las escasas habilidades en comunicación desencadena en vergüenza y ésta es el motivo de sus miedos.

¿Para ti que es vender? Cada persona tenemos un concepto diferente de este verbo. Para algunas la definición de la venta es simplemente un intercambio que se produce de una cosa o servicio por dinero. Esto es cierto, pero es una forma de definirla muy simple y arcaica desde la dureza de la palabra. Otros la definen como satisfacer las necesidades del cliente, vamos bien. Unos terceros como mejorar la vida del cliente ¡seguimos mejorando! En fin, podríamos poner aquí una larga lista de definiciones.

Sin duda, mi preferida es “ilusionar al cliente para satisfacer sus necesidades mejorando su calidad de vida y estando a su servicio” ¿Qué te parece? Cuando le damos una definición diferente a una palabra también cambiamos su semiótica. Y seguramente quien rechaza la venta por una idea simple de lo que es vender, también cambia su percepción.

Todos estamos vendiendo y negociando durante toda la vida ¡Y todos los días del año!

¿Por qué cuando te vistes por la mañana te pones una camisa y no otra? ¿Por qué te pones colonia, si a los 3 minutos de ponértela tú ya no te hueles? Sencillamente porque quieres gustar, quieres venderte, provocar una imagen agradable en los demás.

Vender es negociar con nuestros hijos la hora de llegada por la noche, vender es convencer de una idea genial que has tenido al inversor para que sea socio tuyo, vender es que los que te conocen tengan buena opinión de ti. Vender es…

Quitémonos el tabú de la venta y hagamos que eso no sea obstáculo para dar a conocer los productos o servicios de nuestra empresa, y así mantenerla en el mercado.

Cuántos emprendedores hay que después de un año de alta en Seguridad Social, Hacienda, y cumpliendo todos los requisitos necesarios, además de endeudarse, solicitar las subvenciones correspondientes, y otras tantas cosas, me llaman para decirme que no han vendido nada, que ¿cómo pueden hacer para vender?

No tengas miedo, no te avergüences, no pienses en qué dirán, sal fuera y demuéstrate y demuéstrales al resto que sirves para vender.

Pero si antes eres consciente de que necesitas formación en este área, ponte hoy mismo en contacto conmigo y te informaré sobre los cursos de la Escuela Comercial y Ventas de 10 Cajas.

¿Te ha gustado este artículo? Hazme un comentario esto me ayuda a seguir escribiendo.

 

Javier Cabanillas

DIRECTOR 10CAJAS